Un caluroso café de viernes

image

Siempre he dicho que me encanta el verano, y es cierto. Nací en pleno verano. Me gustan los días largos, vestir camisetas, comer helados, dormir la siesta, bañarme en el mar, despertarme temprano porque las persianas están subidas, los abanicos, las alpargatas, las flores de lavanda, secarme el pelo al aire, las cerezas y los melocotones, leer a la sombra, un sombrero de paja, el olor a crema solar, cerrar los ojos y sentir el calor del sol. Que sí, que me gusta el verano un montón.

Pero este calor, como todo el mundo estos días, lo llevo fatal. Me ducho tres veces al día, bebo litros de líquido, estoy pegajosa, no puedo dormir y estoy de muy mal humor. Ayer mismo, una compañera sugería que hasta que esto pasara nos comunicáramos todos por mail, intentando ser educados, porque en el cara a cara estábamos cada cual más insoportable. En mi caso, es verdad. No tengo aire acondicionado en la oficina y si abrimos las ventanas, en minutos, acabas rodeada de moscas que se posan encima tuyo. Me ponen muy nerviosa. Y me enfado por todo.

Luego, coges el coche a más de cuarenta grados. Te quemas, te da sueño. Llegas con los tobillos hinchados, el estómago revuelto, ganas de acostarte. Y no duermes. Y así otro día. Discúlpame, pero estoy gruñona. Se me pasará en cuando comiencen mis vacaciones, en dos semanas. No veo el momento. Mientras, doble (o triple) de cafeína hoy y planes fresquitos para el fin de semana que incluyen piscina con niños y helados. Otra buena opción es el cine. El sábado pasado fuimos a ver la película de Los Minions cuya historia es disparatada pero desternillante. Tiene momentos realmente épicos así que, para no llevar ninguna expectativa, pasé un buen rato y me reí como hacía tiempo que no lo hacía. Sólo por eso, ya vale la pena. Este fin de semana nos apetece mucho Inside Out. Ya veremos.

El otro día me lancé a por una coca cola en el primer sitio que me salió al paso. Se llama Alma Café, es pequeñito, coqueto, tiene comida casera y camareras muy simpáticas que también se quejan del calor. Me pareció un oasis. Y tú, ¿qué tal? ¿Cómo llevas la ola de calor?


Bloody hot in Spain these last days and we´re all losing our patience. I really love summer but this is too much indeed. I´m willing for some holidays. In the meantime, swimming pool and ice cream. And cinema for children is also a good option. I took this picture in a cute, tiny cafe. It seemed kind of an oasis for me… 

Comentarios cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace anterior para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies