EL ENCANTO DE LAS CÁMARAS VINTAGE

mi camara vintage lumiere

Los jueves es día de mercadillo en la Plaza Mayor. De buena mañana, llegan las furgonetas y levantan los puestos. Fruta y verdura, sobre todo. Zapatos, ropa, a veces flores y algunas antigüedades. Cuando las gestiones me llevan al centro, me gusta detenerme un poco a ver el ambiente. No es un mercadillo bullicioso, pero sí alegre.

Me mezclo con las señoras, sobre todo mayores, a la hora a la que paso, y me detengo en alguno de los puestos de fruta para llevarme un par de manzanas, unas ciruelas de esas pequeñitas y muy dulces, una cajita de frambuesas o, ya en verano, melocotones, fresas y cerezas que me alegran la tarde mientras sigo pegada al teclado en las frecuentes jornadas interminables.

Ese día me llamó la atención un puesto que no había visto antes. Uno con platos de peltre, maletas de cartón y damajuanas verde botella, que tanto vemos ahora en fotografías de decoración. Llaves de metal, radios antiguas, láminas para enmarcar, porcelana, medallas. Pero sólo una cosa hizo que me parara. Una pequeña cámara vintage que, como no podía ser de otra manera, se vino conmigo.

Detalles camara vintage Lumiere

mi camara vintage lumiere y libros de fotografia

Por lo poco que he visto, debe ser un modelo de alrededor de los años 40 del siglo pasado. Según me dijeron, podría funcionar si pudiésemos cargarla con película en rollo, aunque tendría que verlo. El disparador parece mover el obturador o, al menos, eso creo y tiene tres posiciones de disparo: S (still), P (¿persona, quizá?) e I (supongo que instantánea).

Lo que más me gusta de todo es su curioso visor, que se levanta para obtener encuadres verticales. Me fascina mirar a través de la lente y ver, un poco desdibujada y pequeña, la escena que tengo enfrente.

Siempre me han gustado las cámaras vintage. Me parece que son objetos que tienen mucho encanto; como si el haber capturado instantes en una época lejana les confiriese una especie de aura que se puede sentir. Me remite a esa época en la que los fotógrafos eran magos y alquimistas. Quién pudiera coleccionarlas…

camara vintage home decoration

1  //  2  //  3

4  //  5  //  6

No sé si me atrevería a colocarlas así en mi casa, pero seguro que encontraba un hueco donde poder disfrutar de ellas. Me gusta especialmente el mueble de madera, que recuerda a los antiguos cajetines para correspondencia de los hoteles. Aunque en una balda sencilla, mezclada con otros objetos e integradas en la decoración, es como más me parece que lucen.

Y a ti, ¿te gustan las cámaras vintage? ¿Tienes alguna? ¿Funciona? Cuéntame, me encantará saberlo.

9 comentarios

  1. maria
    15/11/2015

    Me encantan, tienen un glamour especial. Cerca de mi casa hay una tienda de segunda mano y este año casualmente, mientras compraba otro objeto, vi al lado de la caja una cámara antigua con su funda y por el irrisorio precio de 4€. Creía que tendría un valor inmenso pero hay muchas en el mercado y no se cotiza mucho, pero si tiene mucho valor por lo retrató en su momento aunque no pueda saber quién ni qué. A ver si me acuerdo de sacarle fotos como si de una prima donan se tratase. Buenas noches.

    • Ana Martin
      17/11/2015

      Tienes razón. El mayor valor de estas cámaras es que han visto épocas pasadas. A mí me pasa igual, me encantan. Esta es la primera que compro pero ya le he echado el ojo a otra. Lo malo es que no tengo demasiado sitio, pero me vuelven loca.
      A ver si me enseñas la tuya. Seguro que es una preciosidad.
      Un beso

  2. Rocío
    15/11/2015

    Preciosa, menudo tesoro te llevas. Yo tengo una muy parecida, también de los 40, pero inservible. Bueno, no , me viene genial para decorar el salón.
    Yo soy adicta a lo vintage también, pero, a diferencia de ti, cuando veo un puestecillo salgo corriendo porque me lo traería todo y además no sé regatear.
    Que tengas una buena semana, guapa.
    Besos de buenas noches

    • Ana Martin
      17/11/2015

      Es verdad, son decorativas más que otra cosa porque ponte a buscar película, dónde revelarla y positivarla. Complicado. Pero son requetebonitas ¿verdad?
      Yo también me muero de vergüenza si tengo que regatear. ¡¡No me sale!!
      Buena semana. Un besazo

  3. Fotos desde la base
    16/11/2015

    Tienen su encanto, cierto. A mí me pasa lo mismo con las máquinas de escribir, aunque no tengo ninguna realmente antigua porque ocupan demasiado espacio.

    • Ana Martin
      17/11/2015

      Ay, las máquinas de escribir… Son preciosas. Yo aprendí en un antigua que era un auténtico armatoste. Tengo que investigar si mis padres aún la guardan en el trastero. La recuerdo muy bonita.
      Un beso

  4. Maite Parafernalia
    16/11/2015

    Que preciosidad de cámara. Es muy muy bonita. Seguro que te queda ideal en cualquier rincón. Yo soy una loca de las cámaras vintage. Tengo una pequeña colección en casa, aunque creo que ninguna es tan antigua como la tuya. Algunas no se pueden usar, pero otras si e intento sacarlas a pasear de vez en cuando. Volver a tirar en analógico. Mi favorita una Polaroid Land que me regalaron hace poco y que hace unas fotos preciosas.

    • Ana Martin
      17/11/2015

      Esta no creo que pueda usarla porque la película es ancha pero, lo que tú dices, es tan bonita…
      Nos tienes que enseñar más fotos analógicas de las que haces con tus cámaras en el blog. No recuerdo haber visto ese proyecto últimamente y me gustaba mucho.
      Un beso

1Pingbacks & Trackbacks en EL ENCANTO DE LAS CÁMARAS VINTAGE

  1. […] pared que ves en la fotografía que es muy parecida a aquella otra que te enseñé cuando te daba ideas sobre cómo decorar con cámaras antiguas… aunque esta es mucho más bonita, en mi […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace anterior para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies