CUATRO IDEAS PARA UNA COMUNIÓN PRECIOSA

cuatro ideas para una comunión preciosa - vestido y menú

Seguramente sabrás que hace un par de semanas hemos celebrado nuestra Comunión, esa que llevamos algunos meses preparando con tanta ilusión, cariño y trabajo. Y es que, cuando tomas la decisión de ocuparte tú misma de los detalles, te das cuenta de la cantidad de ideas que la red te ofrece, y de que es muy fácil perderse entre tantas cosas bonitas, olvidándose de que lo que realmente importa es disfrutar de la ilusión de tus hijos y del día en familia. Por eso, y aunque la decoración, regalos y demás, forman parte del día, he escogido mis mejores cuatro ideas para una Comunión preciosa, esas que han contribuido de manera significativa a que la celebración fuera sencilla, personal y muy nuestra.

 

El vestido es, sin duda, una de las primeras cosas en las que empiezas a pensar y una de las que más ilusión hacen. También es una de las primeras cosas que te empiezan a dar más quebraderos de cabeza porque la variedad es tal que cuesta mucho decidirse. En nuestro caso teníamos bastante adelantado: queríamos un diseño sencillo pero favorecedor y no estábamos dispuestos a que se nos disparara de presupuesto. Esto último casi por pura cabezonería. No me parece que el espíritu de ese día esté de acuerdo con un vestido de varios cientos de euros, pero esto es algo muy personal, desde luego.

Tras mucho buscar y teniendo más claro lo que no queríamos que lo que sí, no recuerdo cómo llegamos a la web de Teresa y Leticia. Ya no nos movimos de ahí. Cualquiera de sus diseños cumplía claramente con aquello que íbamos buscando. Si me preocupaba la calidad del tejido y los acabados, la preocupación se esfumó el día que fuimos a visitar el taller. Cortes cuidados, detalles que marcan la diferencia y adaptados al cuerpo de los niños, favoreciendo el movimiento. Un vestido precioso con el que que correr, jugar, saltar y disfrutar de un día especial. No hubo una sola persona que no me dijera lo bonito que era y lo bien que le sentaba.

 
 

Ilusa de mí, creía que el vestido sería la parte más complicada de la organización. No teníamos ni idea. Cuando comenzamos a visitar restaurantes nos encontramos con que la mayoría llevaban meses reservados. ¡Si a nosotros nos acababan de decir la fecha de la Comunión! ¿Cómo era posible? Descartados los más cercanos a casa y pensando en facilitar el traslado de la familia que venía de fuera, llegamos a La Posta Real.

Nos preocupaba que, al ser un espacio compartido, no tuviéramos la tranquilidad que buscábamos para comer, charlar y compartir el día de manera relajada. Sin embargo, la finca es tan grande y los distintos comedores están tan bien organizados que apenas tienes contacto con otros comensales. Por no hablar del menú, que estaba delicioso, de sus increíbles jardines, que tanto juego nos dieron para las fotografías, y de esa barca que fue, sin lugar a dudas, un gran éxito para los más pequeños que subieron… ni sabemos la de veces.

 

cuatro ideas para una comunión preciosa - galletas de comunión

 
 

La decisión más sencilla fue hablar con Mar para que preparara estas preciosas galletas personalizadas con las que obsequiar a nuestros invitados. Desde que la conozco, hace años, sé del cariño, cuidado e ilusión que pone en cada uno de sus encargos que son auténticas obras de arte. Reproduce no sólo la imagen del niño sino también cómo va vestido ese día. Y me hace gracia que son muchos los que me dicen que son incapaces de comérselas, de lo bonitas que son. Hasta que abren la bolsita. Entonces no se pueden resistir a lo rico que huelen y a lo buenísimas que están.

Con Dulces Cucharadas todos pueden disfrutar de tan deliciosos detalles, además. Y es que Mar prepara cada pedido adaptándolo a posibles intolerancias o alergias, revisando cada ingrediente y en contacto continuo. No todo el mundo asume una responsabilidad tan grande, así que tiene mucho valor lo tranquilos que podemos estar en este sentido.

 
 

Las fotografías que más me gustan muestran a niños que son niños. Con sus sonrisas melladas, sus rodillas llenas de cardenales y los calcetines arrugados y caídos. Y esas son las fotografías que queríamos de este día. Unas imágenes en las que se nos viera disfrutar, de las que te gusta ver una y otra vez porque han capturado momentos mágicos. Por eso, no lo dudé un segundo a la hora de hablar con Click & Boo.

Si has visto las fotos que hacen Carolina y Sonia, ya sabes de lo que estoy hablando. No es sólo que tengan una técnica excelente, dosis desbordantes de creatividad y una sensibilidad exquisita sino que tienen algo mucho más difícil de encontrar: un don para tratar con los peques. Las nuestras adoran a ya a Carolina y no ven el momento de que nos volvamos a encontrar.

 

Podría contarte muchos más detalles de aquel día pero, por hoy, quería compartir contigo estas cuatro ideas para una comunión preciosa. Ojalá te hayan ayudado. Si no, estoy segura de que habrás disfrutado con estas cuatro sugerencias. Cuéntame, ¿has asistido o has organizado últimamente una comunión? ¿Qué te ha resultado más complicado? ¿Qué has disfrutado especialmente?

¿Quieres seguir recibiendo fotografía, inspiración y planes en familia?

4 comentarios

  1. maria
    22/05/2016

    No es fácil mantenerse fiel al espíritu de este sacramento que hoy día responde más al consumismo y a la aparencia que al sentimiento religioso. La elección del vestido ha sido lo más complicado, queríamos algo sencillo y que no fuera exageradamente caro. Conozco los modelos de Teresa y Leticia, me parecen geniales pero por distancia lo he tenido que descartar. El resto, lo he encargado por internet y algo hemos hecho en casa. Hemos disfrutado de lo esencial: la ceremonia en la iglesia y la compañía de familia y amigos que se han desplazado de lejos para estar al lado de Sofia en este día único e irrepetible. Besos.

    • Ana
      27/05/2016

      Estoy de acuerdo contigo en que no es fácil, María. Y soy de la opinión de que, con tantas posibilidades alrededor, tienes que mantenerte muy centrado para que no “se te vaya la pinza”. Creo, y por lo que me cuentas, que ambas hemos cumplido con nuestro objetivo que era disfrutar de un día tranquilo y bonito en familia. Un beso grande

  2. mar ramirez
    06/06/2016

    Muchísimas gracias Ana, me emocionan tus comentarios. Dulces Cucharadas, es un proyecto ilusionante, en el que intento que cada encargo sea especial. Desde luego tus palabras me ayudan y estimulan a seguir. Defiendo el derecho de todos, sobre todo los niños, a disfrutar de la repostería independientemente de alergias e intolerancias.
    Un beso muy cariñoso

    • Ana
      06/06/2016

      Es un proyecto precioso, con mucho valor y por eso precisamente no me puede gustar más. Además eres una curranta y eso y el cariño y la ilusión, al final marcan la diferencia.
      Un beso muy grande

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace anterior para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies